Tipos de conversión en marketing digital

Uno de los principales objetivos de cualquier empresa actual es conseguir conversiones, es decir, atraer a personas interesadas por lo que se ofrece y que realicen una acción determinada, como puede ser una suscripción, una descarga o una venta.

La conversión en marketing digital es una meta prioritaria en muchas de las estrategias que se diseñan e implantan, donde se tiene en cuenta el customer journey o viaje del cliente, aplicando técnicas para conseguir conversiones en todas las fases de la relación o interacción del cliente con la empresa.

Qué es una conversión en marketing digital

Cuando se habla de conversiones en marketing digital se hace referencia a las acciones que llevan a cabo los usuarios y que van en consonancia con los objetivos fijados en una estrategia.

Es habitual que el concepto de conversión se asocie directamente con ventas, pero no solo una venta es una conversión, sino cualquier acción que un usuario realice y esté en la línea de los objetivos del negocio.

La tasa de conversión en marketing digital es uno de los KPI más importantes que debe incluir un informe o cuadro de mandos para evaluar si se están consiguiendo los resultados esperados con la estrategia aplicada para la conversión.

Tipos de conversión y cómo medirlas

Según el objetivo que se persiga, las conversiones se pueden clasificar en distintos grupos. Esta clasificación está asociada también con la fase en la que se encuentre el usuario en su relación con la empresa.

Conversiones de atracción

Este tipo de conversiones se producen en la primera fase de la relación con el usuario. El usuario ya es conocedor del negocio y se pretende atraer su atención sobre los productos y servicios que la empresa ofrece.

Ejemplos de este tipo de campañas los tenemos en estrategias de social media para conseguir que los seguidores se registren en la web del negocio y pasen a formar parte de la comunidad.

Conversiones de decisión

Cuando el cliente ya conoce el producto y piensa en adquirirlo, se aplican estrategias para conseguir conversiones de decisión. En estas conversiones se persigue ampliar y detallar la información al usuario para que considere la compra del producto o servicio.

Como ejemplos de este tipo de conversión tenemos los formularios para solicitar información (a cambio del correo electrónico) o una llamada telefónica para buscar más datos o alguna información específica.

Conversiones por venta

Es la acción que realiza el usuario cuando compra un producto o contrata un servicio de la empresa. El ejemplo más claro de este tipo de conversión se produce cuando un cliente realiza una compra en un e-commerce, realizando el pago de la misma desde el propio sitio web con tarjeta de débito/crédito, PayPal u otra pasarela de pago.

Conversiones de fidelización

Son las acciones que realiza el cliente tras comprar un producto o contratar un servicio. El objetivo en este tipo de conversión es conseguir que el cliente se convierta en recurrente, es decir, que vuelva a comprar.

Una campaña de e-mail marketing con promociones especiales solo para clientes del e-commerce es un ejemplo de este tipo de conversión.

Hemos visto qué es una conversión en marketing digital y cuáles son sus distintos tipos dependiendo del objetivo que persiga y la fase de conversión en la que se encuentre el lead o contacto.

En resumen, el significado de conversión en marketing es el de conseguir acciones por parte de los usuarios que son beneficiosas para la empresa.

Submit your response

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *